Ventajas de las baterías de Litio

Las ventajas de las baterías de Litio son muchas sobre su competencia como pueden ser las baterías de plomo-ácido.

Ventajas-de-las-baterías-de-Litio

No obstante, si analizamos las características de cada una sabremos de una manera clara cuál es la mejor de las dos.

También comentar que las baterías de Litio son más actuales que las de plomo-acido.

Por lo tanto, en base a eso podemos deducir que al ser un tipo de batería más novedoso las características de las mismas serán mejores.

Pero para comprobar esta información vamos a ver las características de las baterías de Litio.

Almacenan más energía

La capacidad de almacenamiento que poseen las baterías de Litio es muy superior. Esta gran capacidad es posible gracias su material principal, que es el Litio.

El resto de baterías más comunes están fabricadas con plomo.

El plomo es un material muy pesado, mientras que el litio es un elemento mucho más ligero y posee mayores ventajas una vez cargada.

Cuando una batería común retiene 50 wh/kg, una batería de Litio es capaz de retener hasta 150 wh/kg.

Mayor capacidad de voltaje

El material que mayores propiedades de oxidación posee es el Litio. Por esa razón, su electronegatividad es mayor, permitiéndole almacenar mayor voltaje.

Esta energía se distribuye en celdas, mientras una está llena, la carga se transporta hacia la siguiente.

Por lo general, una batería de plomo es capaz de almacenar 16 voltios en 8 celdas. No obstante, las de Litio pueden almacenar hasta 28 voltios en 8 celdas. Es un gran contraste de capacidades.

Su carga es muy rápida

Gracias a su avanzado sistema de celdas de alto voltaje, estas necesitan menos energía entrante. Por lo general, estas baterías nunca se descargan por completo y es por ello que pueden cargarse más rápido.

Para una carga completa una batería común necesita entre 8 y 12 horas. Sin embargo, las baterías de litio son de carga rápida y necesitan la mitad de tiempo.

Son resistentes y no es necesario cargarlas al 100%

Su funcionamiento las hace muy resistentes al uso. En otras palabras, no importa en qué nivel de carga se encuentre, esto no le afectará en lo absoluto.

Aunque lo más recomendable es no cargarlas al 100%.

Si se hace de esta forma, se pueden deteriorar más rápido. Las baterías comunes necesitan tener un 100% de carga.

Por otro lado, las de Litio se cargan y descargan en diferentes niveles.

Esto permite que sean menores los daños ocasionados a sus sistemas.

Son muy duraderas y versátiles

La vida que puede tener una batería de iones de litio es mucho mayor que la de cualquier otra batería.

La mejor batería de plomo puede tener hasta 4000 ciclos de vida con un 50% de descarga.

No obstante, cualquier batería de ion-litio puede funcionar sin problemas más de 4000 ciclos, pero con un nivel de 80% de descarga.

Resumiendo, con las baterías de Litio se necesita una menor energía para su carga, su velocidad de carga es más rápida y soporta mayores capacidades, por lo tanto, sin duda alguna son lo mejor que existe en el mercado a día de hoy.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.