El primer taladro

Para saber el origen del primer taladro debemos mencionar que desde hace muchos años los humanos taladraban, se han hallado conchas de moluscos perforadas que así lo indican, de entre 70.000 y 120.000 años de antigüedad tanto en África como en Oriente Próximo.

El-primer-taladro

Por otro lado, en Europa también se han localizado restos perforados, dando a entender que el hombre de Neandertal ya conocía esta técnica.

Podemos decir que el primer taladro fue el molinillo de hacer fuego. El cual era una varilla de forma cilíndrica hecha de madera.

Su sistema de giro fue evolucionando. Primero se accionaba con la palma de la mano, y luego con un cordón agarrado a la varilla del que se tiraba de sus extremos se conseguía hacer fuego.

Esta información se pudo conseguir gracias a un gravado egipcio de 1440 años A.C.

Procedimientos antiguos para taladrar

En un bajorrelieve egipcio del año 2700 A.C. se puede mostrar otro procedimiento bien antiguo con el que se podía taladrar la piedra.

Es otro de los primeros taladros, por así decirlo que existieron y consistía en un eje resistente que tenía una punta de pedernal para poder taladrar, le colocaban un mango que permitía realizar el giro de forma más fácil, y con las dos macetas se realizaba la regulación.

En estos primeros taladros, era necesario utilizar una de las manos para realizar el movimiento de giro de la pieza a tornear y la otra mano en el taladro.

Esos fueron los primeros inicios del taladro, pero a medida que paso el tiempo fueron evolucionando debido a la necesidad de su uso.

Evolución del taladro

El arco de violín fue uno de los avances que contribuyeron a la evolución del taladro.

Este método consistía en arriar una cuerda al eje que porta las brocas, con la presión que le daba la persona lograba hacer girar la pieza en un movimiento de vaivén. Este aun es utilizado actualmente en algunos países.

También fue utilizado el berbiquí de cuerdas que consistía en un eje portador de herramientas con un volante de inercia incorporado.

Este eje tiene una cuerda amarrada a los extremos que tenía que ser impulsado con la mano para ejecutar un giro alternativo.

Luego nació el torno de pedal el cual se podía accionar con el pie y de esta manera tener las manos libres y así poder manipular la herramienta a tornear.

Otro avance fue en el siglo XV cuando aparece la energía hidráulica y se logra poder taladrar troncos gruesos de madera o tuberías.

Ya a finales de este siglo, Leonardo da Vinci diseño un taladro horizontal, la diferencia de este, es que permitía profundizar más en los agujeros.

Posterior a ello, en el año 1838 Nasmyth, diseña un taladro metálico el cual se podía accionar por transmisión o también manual.

En el año 1850 Joseph Whitworth construyo un taladro de columna que se accionaba gracias a la trasmisión de correas y giro del eje porta broca. Este incluía una mesa porta piezas que se podía regular.

Sin embargo, a pesar de todo esto aún se necesitaba un taladro que pudiera perforar piezas pesadas y voluminosas. Por eso en el año 1851 se construyó el taladro radial.

La innovación se ha realizado, desde el primer taladro, hasta llegar a una herramienta con alto rendimiento industrial como las que tenemos en nuestro blog.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.